IMG 7002 Bru Aguiló Ferrer I Guàrdia

Foto: Bru Aguiló / Fundación Ferrer Guardia

Expertos y expertas en educación identificaron los principales retos educativos en la actualidad en el I Simposio Internacional Ferrer Guardia. En el diálogo titulado: "Los debates de la Escuela Moderna hoy" se abordaron la segregación, la coeducación, la laicidad y la vinculación con el entorno como asignaturas pendientes de mejora en el sistema educativo. Una mesa redonda celebrada el 8 de septiembre en El Born Centro de Cultura y Memoria que ha servido para conectar los elementos del proyecto pedagógico de Ferrer Guardia de principios del siglo XX con los desafíos educativos 120 años más tarde.

En este coloquio han participado Mercè Otero, catedrática en Latín y experta en coeducación, Francisco Delgado, ex de Europa Laica, Sheila González, doctora en políticas públicas de la Universidad Autónoma de Barcelona y especialista en segregación escolar, y Francina Martí, profesora de secundaria y presidenta de la Associació de Mestres Rosa Sensat. Un debate moderado por el pedagogo y periodista Jaume Carbonell.

La coeducación era uno de los pilares de la Escuela Moderna con la escolarización de niños y niñas. Para Mercè Otero, el proyecto educativo de Ferrer ya incorporaba una perspectiva de género primigenia a la hora de tratar la ciencia o la higiene. En la actualidad, sin embargo, pidió un salto cualitativo para seguir avanzando hacia una igualdad real. "Tenemos muy buenas prácticas, pero lo que se necesita es una visión pedagógica global", remarcó Otero. En esta línea, enumeró la necesidad de incidir en la formación continuada del profesorado o en la transformación de la organización y el funcionamiento de los centros para romper con el androcentrismo y deconstruir las relaciones de poder existentes.

La segregación escolar fue otro de los principales retos educativos tratados en el diálogo que también incorporaba la Escuela Moderna. "Los argumentos que la lucha contra la segregación incrementa las oportunidades educativas de los más vulnerables y reduce la fractura social, los encontramos ya hace 120 años", evidenció Sheila González. En su criterio, el objetivo es proveer un sistema educativo de calidad para todos, con independencia de la capacidad de los padres y madres para elegir una mejor escuela, y que sean equivalentes y accesibles. Ante este fenómeno, González alertó del crecimiento de la segregación escolar por barreras económicas y por el efecto huida de las clases medias de las escuelas con un alto porcentaje de población migrante o vulnerable. Por este motivo, reivindicó la necesidad de desarrollar políticas que reviertan esta situación.

Uno de los rasgos distintivos de la Escuela Moderna era el antidogmatismo, que no incorporaba la enseñanza de la religión en su currículo educativo. El ex presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, relató como los movimientos pedagógicos hasta la II República incorporaron el laicismo como un pilar educativo para fomentar el racionalismo, la libre conciencia y el desarrollo del pensamiento crítico. "Ahora estamos en un modelo totalmente diferente que el que diseñaron Ferrer Guardia y Giner de los Ríos: un modelo confesional, mercantilizado que segrega por motivos de conciencia y sexo", afirmó. Con el fin de avanzar hacia un sistema laico, Delgado planteó lograr la implicación de las familias en la organización de los centros con el fin de incidir a través de los currículos educativos.

Por último, la presidenta de Rosa Sensat, Francina Martí, trató la vinculación con el entorno y reconoció algunos aspectos del legado educativo de la Escuela Moderna como son la escuela activa, la educación a partir de la experimentación, así como la atención a cuerpo, mente, sociabilidad y emociones. Entre los retos pedagógicos actuales, Martí destacó la oportunidad que supone la pandemia para incorporar los espacios exteriores como espacios educativos, tanto los naturales como los urbanos. "El reto sería que escuelas y niños ocuparan los espacios públicos", aseguró. Por este motivo, propuso que se conecten los espacios exteriores a experiencias curriculares y que se haga extensión de esta relación con el entorno en todas las etapas educativas.

Los Debates de la Escuela Moderna hoy (a partir del minuto 7:46:00)

El I Simposio Internacional Ferrer Guardia ha reunido durante dos días a especialistas en el mundo de la educación, la pedagogía y la historia. En una mesa redonda se abordó la evolución de la tradición pedagógica libertaria en diferentes países y se profundizó en la dimensión europea de Ferrer con una conferencia del investigador francés, Sylvain Wagnon. Las dos jornadas del Simposio han sido dedicadas a recuperar la memoria de la Escuela Moderna, fundada el 8 de septiembre de 1901 en la calle Bailén núm. 56, coincidiendo con su 120 aniversario. Para aportar nuevas perspectivas sobre el legado de Ferrer Guardia, se han presentado catorce nuevas comunicaciones sobre su proyecto educativo y la pedagogía libertaria.

El Simposio ha sido organizado por la Fundación Ferrer Guardia, la Societat d'Història de l'Educació dels Països de Llengua Catalana y El Born Centro de Cultura y Memoria. En las jornadas también han colaborado el Ayuntamiento de Barcelona, l’Associació de Mestres Rosa Sensat, la Federació de Moviments de Renovació Pedagògica de Catalunya, la Fundació Marta Mata i la Càtedra de Renovació Pedagògica de la Universitat de Girona.