IMG 6505 Bru Aguiló Ferrer I Guàrdia copia

Foto: Bru Aguiló / Fundación Ferrer Guardia

El I Simposio Internacional Ferrer Guardia se estrenó el miércoles 8 de septiembre en El Born Centro de Cultura y Memoria con la ponencia del académico e investigador francés, Sylvain Wagnon. Con el título "La dimensión europea de Francisco Ferrer", la conferencia relató el pensamiento del fundador de la Escuela Moderna, su itinerario y sus relaciones a nivel europeo, así como las reacciones internacionales después de su fusilamiento.

Sylvain Wagnon es profesor de la Universidad de Montpellier y el responsable del Centro de Estudios sobre Historia de la Educación del mismo centro. Está especializado en la investigación histórica sobre el desarrollo de pedagogías alternativas y es autor de libros y artículos sobre educadores como Ovide Decroly y Francisco Ferrer Guardia.

En su conferencia en el Simposio, vinculó el pensamiento de Ferrer a las corrientes internacionales del librepensamiento, la francmasonería y el anarquismo. Su librepensamiento combativo contra los dogmatismos religiosos y su adhesión a una logia en 1883 le permitió, aseguró Wagnon, conjugar el "racionalismo escolar con la necesidad de emancipación social a través de la educación". Precisamente, de la francmasonería en destacó la idea de solidaridad entre personas con diferentes intereses y orígenes.

Pero la corriente de pensamiento más importante en Ferrer Guardia es el anarquismo. Para el investigador, abrazó sus ideas después de su decepción con el republicanismo, ya que ve como la República Francesa desarrolla una política que favorece la burguesía y donde la educación no tiene un papel transformador. "Critica que la escuela republicana haya sustituido a Dios por el Estado, la religión por patriotismo y la sumisión al Rey por obediencia al patrón", enumeró Wagnon. Este espíritu transformador lo puso en contacto con la educación libertaria y con pedagogos como Paul Robin, de quien recibirá una gran influencia sobre el concepto de educación integral. Un pilar educativo que recogerá la Escuela Moderna, así como la coeducación de sexos, la vinculación entre actividades físicas y emocionales, la laicidad, la racionalidad, la autonomía del niño y su confianza. Según el académico, "estamos ante una personalidad que ha sabido irradiar mediante otras experiencias".

La Escuela Moderna y su editorial son también una muestra de la dimensión internacional de Ferrer Guardia. Wagnon explicó que el proyecto educativo de Ferrer es una "encrucijada entre la educación libertaria y la escuela nueva", que se nutría del concepto de universidades populares y casas del pueblo que surgió en Francia y Bélgica a finales del siglo XIX. Además, la editorial tuvo una gran importancia en la difusión y renovación de los métodos de enseñanza con publicaciones de autores como Jean Grave. Tras su primera detención y el cierre de la Escuela Moderna, Ferrer Guardia fundará la Liga Internacional de la Educación Racional de la Infancia que representa, en palabras de Wagnon, el compromiso internacional de Ferrer "para una revolución educativa y una visión para transformar el conjunto de sistemas de Europa ".

Para el profesor francés, la herencia internacional de Ferrer tras su muerte es múltiple: una vertiente afectiva dentro del imaginario colectivo, una pedagógica con el surgimiento de numerosas escuelas modernas, así como una conmemorativa con su ejecución y las múltiples manifestaciones de recuerdo y su consideración como mártir del librepensamiento. Además, Wagnon considera que sus principios educativos "son más necesarios que nunca y responden a las amenazas de nuestro tiempo" como serían el ascenso del individualismo, la mercantilización de la educación, los retos ambientales, así como el incremento de la intolerancia y el autoritarismo.

 

El I Simposio Internacional Ferrer Guardia ha reunido durante dos días a especialistas en el mundo de la educación, la pedagogía y la historia para profundizar y debatir sobre los principales retos educativos en la actualidad como la segregación, la coeducación, la laicidad y la vinculación con el entorno. También ha habido una mesa redonda sobre la tradición pedagógica libertaria en diferentes países. Las dos jornadas del Simposio han sido dedicadas a recuperar la memoria de la Escuela Moderna, fundada el 8 de septiembre de 1901 en la calle Bailén núm. 56, coincidiendo con su 120 aniversario. Para aportar nuevas perspectivas sobre el legado de Ferrer Guardia, se han presentado catorce nuevas comunicaciones sobre su proyecto educativo y la pedagogía libertaria.

El Simposio ha sido organizado por la Fundación Ferrer Guardia, la Societat d'Història de l'Educació dels Països de Llengua Catalana y El Born Centro de Cultura y Memoria. En las jornadas también han colaborado el Ayuntamiento de Barcelona, l’Associació de Mestres Rosa Sensat, la Federació de Moviments de Renovació Pedagògica de Catalunya, la Fundació Marta Mata i la Càtedra de Renovació Pedagògica de la Universitat de Girona.