Captura de pantalla 2020 11 11 a las 13.09.53La Fundación Ferrer Guardia hemos participado este miércoles en la Smart City Week de Barcelona para profundizar sobre los retos educativos ante las brechas digitales evidenciadas durante la pandemia y en medidas para garantizar la equidad. En el seminario "Wifi, tabletas y covid-19, o cómo reducir la brecha digital en la escuela" ha intervenido nuestra investigadora, Sandra Gómez, autora del informe "Brechas digitales y educación: usos de las TIC en el aprendizaje, usos sociales de pantallas y redes y nuevas brechas digitales". En este debate organizado por el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona y Ara Criatures, también han participado Ana Albalat, subdirectora general de Investigación y Cultura Digital del Departamento de Educación de la Generalitat de Catalunya, y Núria Alonso, técnica de Colectic en proyectos de inclusión digital. 

En el seminario se han expuesto cuáles son los grandes retos de la educación frente a las tecnologias de la información (TIC). La investigadora de la Fundación Ferrer Guardia, Sandra Gómez, ha asegurado que el gran cambio para atender las brechas digitales pasa por una fuerte involucración de la administración pública en la alfabetización digital y que hace falta "entender las TIC como un bien público a proteger y defender igual que antes lo era aprender a leer". De esta manera, añade que "estamos dejando que el mercado regule no sólo lo que nos ofrece a nivel tecnológico sino también todo aquello que los ciudadanos/as necesitamos para desarrollarnos". Por este motivo, nos propone una intervención que vaya más allá del sistema educativo, ya que las TIC son el espacio donde se manifiestan las brechas digitales y éstas amplifican las desigualdades ya existentes. En este sentido, un primer reto es garantizar condiciones de acceso igualitarias a las TIC porque no es lo mismo tener un smartphone que un ordenador, como tampoco es lo mismo una buena conexión a internet en casa que tener que desplazarse a una biblioteca.

Ante una educación cada vez más digitalizada a causa de la pandemia de la covid-19, desde la Fundación Ferrer Guardia constatamos que las brechas digitales se han incrementado debido a las dificultades de aprovechamiento en función de los recursos tecnológicos familiares. En el debate de la Smart City Week, Sandra Gómez ha afirmado que otro reto es trasladar al ámbito digital la función educativa de la escuela en fomentar la igualdad de oportunidades. "El gran reto es como trasladamos a este entorno digital, la capacidad que tiene la escuela de actuar como igualador en aspectos como la socialización, la adquisición de hábitos y la generación de expectativas en el acompañamiento", ha recalcado Gómez. Los estudios muestran como las desigualdades educativas en el aprovechamiento de las TIC afectaran a múltiples aspectos a lo largo de la vida de los niños y niñas ante un mercado laboral cada vez más digital. Por este motivo, Gómez propone dar un impulso a las vocaciones STEM en chicas y colectivos vulnerables al tratarse de un sector de ocupación de especial relevancia en el futuro. 

En el debate también se ha plasmado que la responsabilidad ante las brechas digitales educativas corresponde a toda la sociedad. La investigadora de la Fundación, Sandra Gómez, ha manifestado la importancia del acompañamiento para un uso crítico de las TIC. "Hemos dado por hecho que como tienen acceso a las TIC ya saben utilizarlas, pero como adultos no nos hemos planteado cómo los tenemos que acompañar porque nos faltan herramientas y formación", ha apuntado Gómez. En esta línia, ha añadido que hace falta una educación que incorpore a todos los agentes del entorno y "generar espacios que permitan el intercambio de experiencias de éxito, herramientas y soluciones entre las escuelas, las entidades, la ciudadanía y todo el tejido territorial". Gómez ha advertido del peligro que una parte de la juventud "esté asumiendo que acceder a las TIC es un lujo y que ciertas carencias son normales". Pero la pandemia de la covid-19 también ha visualizado otras oportunidades para revertir esta tendencia y para agilizar un acceso más global e igualitario a las tecnologías de la información