FFG Hungria Educacio360Imagen: Educació 360

La Fundación Ferrer Guardia participamos este martes 5 de octubre en la presentación de la guía del proyecto Educació 360 titulada "Más adolescentes disfrutando del fuera escuela. ¿Cómo impulsar la participación adolescente a las actividades y espacios locales de ocio?". El coloquio sirvió para compartir estrategias y experiencias para conseguir una mayor implicación de los y las adolescentes en la vida local del municipio.

En esta jornada, celebrada en el Palau Macaya, intervino la coordinadora de proyectos de la Fundación, Hungría Panadero, especialista en juventud y participación, Carles Vila, profesional de la juventud y profesor en la Universidad de Barcelona, ​​y el estudiante de Educación social y miembro de un esparcimiento, Fàtima El Gdari. La presentación y moderación del coloquio fue a cargo de Laura Mencía, jefa de proyectos de la Aliança Educació 360 y autora de la guía.

La guía "Más adolescentes disfrutando del fuera escuela" de la Aliança Educació 360 propone una serie de estrategias locales para impulsar la participación en actividades de ocio educativo. En el estudio se recoge que hay un 19% de adolescentes que no realizan actividades fuera del horario lectivo. La guía incorpora estrategias, actuaciones y orientaciones para la promoción de estas actividades a nivel local, así como una recopilación de experiencias.

Abodar las transiciones de preadolescentes

En la conversación mantenida tras la presentación de la guía, la investigadora de la Fundación Ferrer Guardia, Hungría Panadero, alertó que "llegamos tarde" a la hora de tratar esta problemática. Por este motivo, apuesta por que las políticas de adolescencia tengan en cuenta al alumnado de 5º y 6º de primaria. "Cabe preguntarse porque se expulsa ya los pre-adolescentes de los espacios públicos: de las zonas de juego y los parques infantiles; porque se reduce el número de usuarias a los casales de verano", interpeló, para conocer porque cuando llegan a la adolescencia no participan. En esta línea, insistió en la necesidad de atender a las necesidades diversas del colectivo con una atención diferente según la edad, los intereses y los perfiles. "Hay que apostar por una mirada global y reflexiva de perspectiva de ciclos de vida, que ponga el foco en las transiciones para dar una respuesta completa y no soluciones parceladas", expuso Panadero.

Uso comunitario de los Institutos

Se considera que desde diferentes ámbitos de las políticas públicas se han ido dando respuestas a estas necesidades, pero desde una diversidad de estrategias que han hecho que hoy en día todavía no haya un consenso en el obsoleto concepto "fuera escuela": "Necesitamos liderazgos políticos para desarrollar este tipo de proyectos con recursos económicos y humanos", evidenció Hungría Panadero. Alertó que desde los Servicios de Juventud han desplegado muchos y diversos proyectos para dar respuesta a las necesidades de los adolescentes desde una óptima perspectiva de atención integral a las condiciones de vida de los adolescentes; pero que hay que tener en cuenta que estas han ido en detrimento del desarrollo de las políticas de juventud. La investigadora de la Fundación Ferrer Guardia reclamó el uso comunitario de los institutos como "equipamientos donde desarrollar actividades para adolescentes fuera del horario lectivo".

Educar en la participación

Para estimular la participación de los adolescentes en la vida local, el coloquio contó con recomendaciones y recetas. Panadero reivindicó la importancia de incluir en la participación a los grupos de jóvenes informales, así como potenciar los espacios institucionales como los consejos de adolescencia y los proyectos de delegados/as en los institutos. Para evitar generar desafección en los adolescentes, expuso que los procesos participativos cuenten con el elemento de calidad democrática, entendidos como proyectos con incidencia, realistas, que empoderen y que les permita adquirir conocimientos.