Entornsescolars FFGLa comunidad educativa se ha seguido involucrando en los procesos participativos de mejora de los entornos escolares a pesar de las dificultades de la pandemia. Desde la Fundación Ferrer Guardia hemos contribuido a la participación en el ámbito de la educación con la dinamización de sesiones con alumnado, asociaciones de familias y direcciones de centros educativos del distrito de Sants-Montjuïc de Barcelona.

Concretamente, hemos apoyado en procesos participativos de 5 escuelas para recoger propuestas para la mejora de los entornos escolares. Esta tarea se ha realizado a través de un cuestionario y de sesiones participativas telemáticas y presenciales. Estas sesiones participativas están enmarcadas en el proyecto "Protejamos las Escuelasdel Ayuntamiento de Barcelona que busca transformar los entornos de los centros educativos de la ciudad. De esta manera se quiere repensar los espacios de estancia, de juego y las zonas verdes próximas a los centros educativos. Entre las propuestas recogidas, las prioridades de la comunidad educativa están orientadas a pacificar el tráfico y dar preferencia a peatonesa proporcionar más zonas de juego e incrementar el verde a través de jardineras y árboles.

Al igual que los centros educativos han permanecido abiertos durante todo el curso, la comunidad educativa también demuestra con su participación que han podido superar los obstáculos de la Covid-19. A través de los presupuestos participativos de Barcelona han podido vehicular muchos proyectos de inversión relacionados con la mejora de los entornos escolares liderados por parte de asociaciones de familiares de alumnos o el mismo alumnado de los centros. Precisamente desde la Fundación hemos apoyado en la coordinación de este proceso participativo y en el caso del distrito de San Martín, donde realizamos la dinamización de la participación, dos de los cinco proyectos seleccionados por la ciudadanía son iniciativas para mejorar los espacios educativos.

En esta línea de reivindicar los entornos escolares también se ha manifestado el nuevo Plan Educativo de Ciudad de Torrelles de Llobregat elaborado por la Fundación. A través de un proceso participativo, la comunidad educativa del municipio ha definido una estrategia para los próximos años que integra el entorno natural y los espacios exteriores al proyecto educativo de los centros.

Todos estos proyectos recogen necesidades, muchas veces históricas, sobre la transformación de los espacios urbanos. En este caso son demandas muy centradas en el alumnado, que la pandemia y la nueva reorganización de entradas y salidas de los centros educativos ha puesto aún más en evidencia. Desde la Fundación nos sumamos a las muestras de agradecimiento a la comunidad educativa en este cierre de curso escolar atípico, reconociendo su implicación y participación en estos proyectos de transformación que aportan valor añadido a las adaptaciones a las que han ido dando respuesta, a pesar de las dificultades del contexto.