La Fundación Ferrer Guardia publica un nuevo artículo en el Blog Espacio de Libertad "Laicidad en tiempo de confinamiento", escrito por el técnico de investigación de la Fundación, Josep Mañé Chaparro. El artículo pone sobre la mesa que las medidas del estado de alarma decretado el 14 de marzo sigue permitiendo la celebración de las ceremonias religiosas, dejando en manos de las confesiones religiosas la decisión de mantener su actividad litúrgica o no, en contraste con la restricción total de otras actividades.

misa televisada

Este criterio pone de manifiesto los privilegios con los que cuenta la Iglesia católica. A pesar de que las diócesis de España han anunciado la suspensión de las misas públicas y otras ceremonias en los templos, paralelamente a este hecho, se han mantenido y ampliado la retransmisión de misas en varias televisiones y radios públicas de ámbito estatal y en múltiples televisiones autonómicas.

Así pues, la suspensión de sus actividades presenciales de culto ha supuesto el refuerzo de estas en el ámbito público, en este caso a las emisoras de radio y televisión. Un hecho que atenta contra el principio de aconfesionalidad del Estado y contra el respeto hacia la diversidad y libertad de creencias.

Por lo tanto, observamos con preocupación como estos días de confinamiento se producen vulneraciones de la libertad de conciencia y del carácter aconfesional del estado. En este sentido, la crisis sanitaria, social y económica generada por el impacto de la Covid-19 pone de manifiesto la necesidad de realizar cambios profundos en nuestra sociedad que hay que plantear a través del pensamiento racional y el espíritu crítico.