FFG CampanaSolidaridadRefugiadas

El movimiento laico europeo se moviliza para apoyar a los cientos de miles de personas refugiadas ucranianas que huyen de la guerra. Las diferentes organizaciones que componen la European Secularist Network se han propuesto canalizar fondos y donaciones hacia ONG que trabajan sobre el terreno ofreciendo ayuda humanitaria y acogida. Desde la Fundación Ferrer Guardia, integrantes de la federación laicista europea, también vamos a participar en esta campaña de solidaridad para las personas refugiadas.

En las dos semanas que han transcurrido desde el inicio del conflicto, la guerra ha provocado ya el éxodo de cerca de dos millones de personas, en su gran mayoría son mujeres y niños. Una cifra que puede seguir aumentando mientras no cesen las hostilidades. De los países limítrofes con Ucrania, Polonia es donde han llegado más refugiados con casi un millón de personas desplazadas.

Para responder a esta crisis humanitaria, llamamos a la ciudadanía para mostrar nuestra solidaridad con donativos para las ONG que trabajan en el terreno. Es el sistema más eficiente para hacer llegar la ayuda a los sitios que más lo necesitan aprovechando la experiencia y la logística de organizaciones ya consolidadas.

Las ONG polacas se encuentran actualmente volcadas en la asistencia a las personas refugiadas que llegan a su país. Por este motivo, desde la European Secularist Network le proponemos dos organizaciones muy activas y de reconocida reputación donde hacer sus aportaciones:

  • Polish Humanitarian Action: se trata de una de las mayores ONG humanitarias y antiguas de Polonia, creada en 1992 y que opera en Ucrania desde 2014. Durante más de veinte años ha proporcionado asistencia a civiles afectados por conflictos armados, emergencias y desastres naturales en más de 40 países en todo el mundo.
  • Rescue Foundation (Fundacja Ocalenie): es una organización fundada en el año 2000 para ayudar a las personas migrantes en su integración, pero que con la llegada de refugiados está dedicando todas sus energías al proporcionar asistencia humanitaria a las personas ucranianas que huyen de la guerra.

Desde la Fundación Ferrer i Guardia queremos, en primer lugar, expresar nuestra solidaridad con la población civil afectada por el conflicto. El valor de la solidaridad es un elemento necesario para conseguir la igualdad, la emancipación y la dignidad humana.

Segundo, pedir a gobierno central, autonomías y ayuntamientos que proporcionen toda la ayuda humanitaria que sea posible. A su vez, también solicitamos que se creen y coordinen redes de acogida para personas refugiadas para que una vez superada la emergencia se puedan establecer mecanismos de reasentamiento ágiles.